La temperatura se ha convertido en uno de los factores determinantes en la gestión de esta pandemia y más si se tiene en cuenta que el frío está comenzando a aparecer. El equipo de Climma nos ofrece algunas claves para adaptar el hogar de la mejor manera posible, evitar al virus, mejorar la calidad de vida y ahorrar en la factura del gasLos cambios bruscos en las temperaturas aumentan el riesgo de sufrir resfriados ya que las defensas bajan y los virus atacan el sistema. El resfriado es una infección leve de las vías respiratorias causada por un virus y sus síntomas son congestión nasal, dolor de cabeza, dolor de garganta, tos, etc. En medio de la pandemia del Covid-19 es muy importante protegerse de la gripe y no sumar complicaciones ya que los síntomas de un simple resfriado se pueden confundir con los del coronavirus.

Si a esto se le añade que en esta época hay que pasar gran parte del tiempo en casa como ejercicio de responsabilidad y precaución, es conveniente prestar mucha atención esta temporada a prepararse para que el frío no sorprenda y haga pasar malos ratos este invierno.

Afortunadamente, cada vez se utilizan calderas más modernas y eficientes. Fabricantes como Saunier DuvalJunkers o Vaillant son algunas de las calderas más conocidas y demandadas del mercado.

Aparte de disponer de una buena caldera es recomendable seguir los siguientes consejos para climatizar el hogar y ahorrar un dinero en la factura.

1. Lo primero a tener en cuenta es usar la calefacción de forma responsable. La temperatura del hogar debe estar entre 20° y 22°C y es importante mantenerla en ese rango, ya que se obtendrá confort, evitará los cambios de temperatura y ahorrará energía.

2. Colocar termostatos ambientes. Si se tiene una caldera pero no un termostato es URGENTE su instalación para no sobrecalentar el ambiente, evitar las variaciones bruscas de temperatura y también ahorrar energía. Cada grado que tenga la casa por encima de 22°C supondrá aproximadamente un 8% más de energía en la factura de gas.

Es posible instalar termostatos programables que permiten variar la temperatura en diferentes horarios:

  • Vía Cable, entre la caldera y el termostato.
  • Vía Radio, inalámbrico. Lleva un receptor que se incorpora internamente a la caldera y el emisor, que se puede poner en cualquier lugar de la casa (recomendable en el salón).
  • Vía WIFI, se controla a través de una aplicación en el Móvil mediante la cual es posible gestionar la caldera en todo momento sin tener que estar en casa.

Si se cuenta con radiadores eléctricos o estufas hay que verificar que tengan termostato y si no lo tienen tal vez es un buen momento para renovar por uno de nueva tecnología.

3. Revisar la aislación térmica de puertas y ventanas. Hay que mirar los huecos y rendijas por donde pasa el frío, hay que sellar esos espacios con sellador o poner burletes que impidan el paso del frío. Este ingreso de aire, que muchas veces pasa desapercibido, puede ser responsable de pérdidas de entre un 15% y un 25% del calor de la casa. Por eso sellar las puertas y ventanas ahorrará mucho dinero.

4. En caso de tener caldera es muy importante realizar un mantenimiento / revisión antes de que llegue el frío, las calderas necesitan mantenimiento para trabajar de forma eficiente y confiable cada dos años. Es mejor no arriesgarse a que en plena ola de frío la caldera no funcione por no haber realizado el mantenimiento correspondiente.

5. Si la caldera tiene más de diez años y ya ha tenido varios averías, tal vez es tiempo de pensar en renovarla e instalar una con tecnología de condensación, con la que se ahorrará mucho gas.