Hoy compartimos el excelente post de Fernando Sancho (www.perdidoenmallorca.com) sobre los llogarets mallorquines.

Los llogarets que hay en Mallorca son, sin lugar a dudas, un patrimonio a preservar y un aliciente para nuestros visitantes y también para los que habitamos en la isla. Un llogaret – aldea – es un núcleo de población con escasas viviendas que suelen estar ubicados en entornos rurales.  Como apunta Fernando Sancho “algunos son muy antiguos y hunden sus raíces en las alquerías árabes dispersas por el interior mallorquín antes de la toma de la isla por las mesnadas cristianas de Don Jaime-I El Conquistador, Rey de Aragón, sucedida a finales de 1229″.

Por su pequeño tamaño la mayoría no alcanzaban la municipalidad y otros no obstante, como Fornalutx, María de la Salud o Ariany se erigieron en municipios a principios del siglo XX según indica el propio Sancho.

Hace no tantos años  “el trabajo en el campo era el principal medio de subsistencia de las familias mallorquinas, situación que cambió entre los años 50 y 60 del pasado siglo con la eclosión del turismo en las Islas Baleares, época en la que muchos llogarets fueron abandonados ante las oportunidades que ofertaba la nueva industria.

La consolidación posterior del mercado turístico produjo un re-descubrimiento de los llogarets, pues gracias a su localización en entornos naturales bien conservados y su alejamiento de las masificadas áreas turísticas costeras, se convirtieron en cotizadas residencias para aquellos que aprecian la vida tranquila y que pueden desarrollar su actividad laboral lejos de la gran urbe, o bien para personas ya retiradas de su trabajo”.

La atmósfera de paz y sosiego presidirá vuestras visitas a cualquiera de estos llogarets.

Artículo completo al que tenéis acceso en este link

https://bit.ly/33XvEoE

En esta ocasión visitamos Biniagual, Biniali, Biniaraix, Ruberts y S´Arracó.

Foto: Ruberts