Economía

La compraventa de móviles de segunda mano permitió el ahorro potencial de 5.800 toneladas de CO2 en 2018

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía.com - lunes, 3 de junio 2019 | 12:36 Hrs.
  • Esta cantidad equivale a la que generarían 6.823 vuelos Madrid-Nueva York-Madrid, según el estudio ‘El efecto medioambiental de la segunda mano’, publicado por Milanuncios
  • La producción, transporte, reciclaje y uso de un solo teléfono móvil genera en total 74kg de CO2 durante su vida útil.

El 5 de junio se celebra el Día Internacional del Medioambiente y cada día son más las manifestaciones y protestas sociales contra el cambio climático. Con el objetivo de analizar los efectos que nuestra actual sociedad de consumo tiene sobre el entorno, Milanuncios ha realizado el estudio ‘El efecto medioambiental de la segunda mano’ en colaboración con el Instituto de Investigación Medioambiental de Suecia (IVL) y laconsultora especializada en medioambiente Ethos International, que mide las diferencias entre las consecuencias medioambientales derivadas de adquirir un smartphone nuevo o, por el contrario, optar por hacerse con uno usado a través del mercado de segunda mano.

Así, el informe revela que la compraventa de móviles de segunda mano por parte de los usuarios españoles que utilizan Milanuncios permitió el ahorro potencial de 5.800 toneladas de CO2 en 2018, una cantidad equiparable a la emitida por 6.823 vuelos Madrid-Nueva York-Madrid. A esto se suma, además, el ahorro de 2 toneladas de plástico, necesarias para fabricar 218.895 bolsas; 3 toneladas de aluminio, equivalentes a las requeridas para producir 191.751 latas; y 6 toneladas de acero, necesarias para producir 2 contenedores de mercancías.

La producción de un teléfono móvil, la etapa de mayor emisión de CO2

El análisis del ciclo de vida, que permite evaluar las cargas ambientales asociadas a un producto identificando y cuantificando tanto el uso de materia y energía como las emisiones al entorno, es un modo de comprender su impacto sobre el entorno. Si analizamos el caso de los teléfonos móviles, una sola unidad genera a lo largo de su vida útil una media de cerca de 74 kg de CO2; unas emisiones que contribuyen al cambio climático, si bien la cifra exacta dependede los materiales empleados, la complejidad de sus componentes, el país de fabricación, el método y distancia de transporte, su utilización o la manera en la que producto es gestionado tras su uso.

Así, en las distintas fases de vida de un smartphone se emiten cifras dispares. Por ejemplo, en la extracción de materiales para la fabricación (aluminio, petróleo y otros) se generan 7 kg de CO2. La producción, es decir, el transporte de los componentes y la maquinaria utilizada para en ensamblarlos, ocasiona 45 kg, y es la fase la de mayor emisión de gases de efecto invernadero, de ahí la importancia de alargar al máximo la vida útil de estos dispositivos, por ejemplo, vendiéndolos cuando ya no queremos utilizarlos más y así amortizar al máximo el impacto medioambiental. En la etapa de distribución se emiten unos 7 kg de CO2, y una vez en manos del consumidor, el dispositivo se recarga día tras día con unas emisiones asociadas de unos 13 kg de CO2. Además, generan 1 kg de CO2 las emisiones producidas por desechar el terminal.

En palabras de Joao d’Eça, General Manager de Milanuncios“En muchas ocasiones no nos damos cuenta del impacto medioambiental que actividades cotidianas de nuestro día a día, como comprar o cargar un teléfono móvil, tienen sobre nuestro entorno. Y lo cierto es que los recursos de nuestro planeta son limitados y debemos buscar vías alternativas a nuestro actual modelo de consumo. Por suerte, nuestra sociedad, y especialmente las nuevas generaciones, está cada vez más concienciada con esta problemática y con la necesidad de adoptar un modelo más acorde con los principios de la economía circular, con los que la segunda mano está perfectamente alineada”. Y añade: “Con este estudio, pretendemos visibilizar la necesidad de evolucionar desde el actual modelo de economía lineal, basado en usar y tirar, hacia uno circular y alineado con un consumo más inteligente y basado en las 3R (reducir-reutilizar-reciclar), que permita aprovechar al máximo los beneficios de la segunda mano. Estamos convencidos de que la revolución medioambiental solo acaba de empezar”.


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir