Deportes

Rafa Nadal: Un orgullo balear

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - martes, 3 de diciembre 2019 | 9:00 Hrs.

Rafa Nadal ha firmado otro año mágico. A sus 33 años, el tenista manacorí sigue manteniendo su espíritu competitivo intacto, como si acabara de empezar su trayectoria profesional en el mundo del tenis. Al menos así lo ha demostrado en el nuevo formato de la Copa Davis, donde se ha erigido como el héroe por excelencia del equipo español, aunque las apuestas en la Copa Davis 2019 estaban a favor de España desde el comienzo del torneo. Nadal ha ganado los ocho partidos que ha disputado en la competición internacional de tenis organizada por la Federación Internacional de Tenis (ITF), prolongando su racha de victorias consecutivas en la Davis, que ya alcanza las 29. Una gesta con la que ha contribuido a que España logre la sexta Ensaladera de su historia, la quinta para el tenista balear.

El manacorí ha terminado en lo más alto del ranking ATP por quinta vez en su trayectoria deportiva. A sus 33 años, Nadal se ha convertido en el tenista más veterano en acabar el año como número uno del mundo. Un título merecido teniendo en cuento los logros del balear en este 2019. Su año comenzó con una final en Open de Australia, aunque fue arrollado por Novak Djokovic (6-3, 6-2 y 6-3). Sin embargo, las lesiones volvieron a hacer acto de presencia en su camino en Indian Wells, donde se tuvo que retirar en semifinales (no llegó a disputar su partido ante Roger Federer). Unas molestias físicas que le hicieron renunciar al Masters 1.000 de Miami, ya que su objetivo era la temporada en tierra batida.

Nadal reapareció en el Masters 1.000 de Montecarlo, donde alcanzó las semifinales, siendo eliminado por Fabio Fognini (6-4 y 6-2). Una semana después volvió a caer en la misma ronda del Conde de Godó ante Dominic Thiem (6-4 y 6-4). Con esa victoria, el tenista austriaco rompió la hegemonía del Manacorí de las tres ediciones anteriores. A pesar de la derrota, Barcelona fue un punto de inflexión para la temporada de Nadal. El español, inmerso en una crisis existencial, se encerró en su habitación del hotel y comprendió que necesitaba un cambio para mejorar el rendimiento que había dado en los últimos meses. Recurrió a algunos de vídeos de sus triunfos y recuperó la confianza para continuar en su camino hacia el número uno.

Tras caer en la final del Mutua Madrid Open Stefanos Tsitsipas (6-4, 2-6 y 6-3), Nadal se coronó en el Masters 1.000 de Roma tras derrotar en la final al Djokovic, algo que no ocurría desde el año 2014 en Roland Garros. Poco después consiguió su duodécimo Roland Garros ante Thiem (6-3, 5-7, 6-1 y 6-1), consiguiendo su 18º Grand Slam, quedándose a sólo dos de Federer. El propio tenista suizo fue el verdugo del español en la semifinal de Wimbledon. Sin embargo, el manacorí siguió a lo suyo en el tramo final de temporada, con dos títulos consecutivos, primero en el Masters 1.000 de Canadá y después en el US Open, donde consiguió su 19º Grand Slam. Finalmente, Nadal no pudo avanzar a las semifinales de la Copa de Maestros, pero tuvo el descanso suficiente para darle a España su sexta Copa Davis en la Caja Mágica de Madrid.

 

 

 

 

 

 

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir