Consumo

OCU pide investigar y legislar las nanopartículas en cosméticos para evitar posibles riesgos

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía.com - jueves, 19 de septiembre 2019 | 9:01 Hrs.
La Organización de Consumidores ha remitido una carta a la AEMPS para solicitar una investigación adicional que permita conocer a fondo las características de cada nanopartícula y descartar posibles riesgos para el consumidor
• La Organización cree que la presencia de nanopartículas en cosméticos debe ser una mención obligatoria en el envase de todos los productos con nanopartículas y que las infracciones de las normas de etiquetado deben sancionarse
• OCU advierte que el riesgo más claro está en la inhalación y desaconseja utilizar nanomateriales en aerosoles y pulverizadores que pueden quedar en el aire
• OCU considera además que la legislación sobre sustancias químicas en la Unión Europea (UE) debe adaptarse para poder evaluar específicamente estos nuevos materiales

Ante la falta de datos sobre la repercusión que las nanopartículas pueden tener en la salud de las personas y en el medioambiente, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ha remitido una carta a la Agencia Española de Productos Sanitarios (AEMPS), para solicitar que se lleve a cabo una investigación a fondo que permita conocer las características de estas moléculas y descartar posibles riesgos para el consumidor.

Las nanopartículas son partículas de pequeñísimo tamaño (de 1 a 100 nanómetros) que se comportan de forma distinta a otros materiales similares que no están en forma nano. En el caso de los cosméticos, se usan en cremas solares, antiarrugas, hidratantes, dentífricos o esmaltes de uñas, en forma de nanoemulsiones, liposomas, nanocápsulas o polvos micronizados.

Estas nanopartículas mejoran la estabilidad de ingredientes como vitaminas, antioxidantes, ácidos grasos, o fragancias. Además, aumentan la fotoestabilidad, eficacia y tolerancia de varios filtros ultravioletas y hacen que algunos productos, como las cremas solares, sean más fáciles de aplicar.

OCU advierte que actualmente no es posible establecer la total inocuidad de estas nanopartículas, aunque sí se conoce que el riesgo más claro está en la inhalación. Por eso, la Organización desaconseja utilizar nanomateriales en aerosoles y pulverizadores que pueden quedar en el aire, ya que la inhalación de nanopartículas de dióxido de titanio, por ejemplo, puede producir toxicidad e inflamación en el pulmón, e incluso algunos estudios las han relacionado también con el desarrollo del cáncer.

OCU aclara que, en la lista de ingredientes de los cosméticos, la palabra nano debe aparecer (entre corchetes) junto al ingrediente que está en ese formato para que el consumidor conozca esta información y pueda así elegir. Sin embargo, esto no siempre se declara.

Por eso, la Organización de Consumidores ha solicitado a la AEMPS que:

  • Las nanopartículas sean una mención obligatoria en el envase de todos los productos que las contengan. Y las infracciones de las normas de etiquetado sean sancionadas.
  • Los fabricantes tengan que demostrar la seguridad de los productos que lancen al mercado con nanopartículas.
  • Se investigue de manera adicional sobre los riesgos de estas sustancias, porque sus efectos en las personas aún no se conocen en su totalidad
  • La legislación sobre sustancias químicas en la UE se adapte para poder evaluar específicamente estos nuevos materiales.

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir