Caib

El PORN del Parque Natural de la Península de Llevant multiplica por diez la superficie protegida

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía.com - lunes, 15 de abril 2019 | 8:03 Hrs.
La propuesta de ampliación recibió el apoyo del 84 % de los participantes en el proceso de participación pública llevado a cabo en julio de 2018
En la zona hay 51 hábitats de interés comunitario, 33 especies de pájaros incluidas en la Directiva europea de aves y 61 endemismos

El Consell de Govern ha acordado iniciar la ampliación del Parque Natural de la Península de Llevant y el procedimiento de elaboración del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de este espacio. La propuesta de ampliación eleva hasta 16.855 ha la superficie del Parque Natural, que actualmente es de 1.658 ha; de estas, 10.960 ha serán terrestres y 5.895 ha, marinas.

El Parque Natural de la Península de Llevant fue declarado en el 2001. Dos años después, sin embargo, el gobierno de entonces redujo considerablemente su superficie y la limitó a las fincas públicas de S’Alqueria Vella, Es Verger y Albarca.

El ámbito territorial de la propuesta de ampliación abarca la parte terrestre del Lugar de Importancia Comunitaria (LIC) y la Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) Muntanyes d’Artà. Incluye la Reserva Natural de Cap Ferrutx y las fincas públicas de Es Racó, Sa Duaia y Es Canons. La ampliación incluye también la parte del LIC Na Borges, situada en el norte de la carretera de Alcúdia a Artà; la finca pública de Son Real, que forma parte de la ZEPA Son Real, y la parte autonómica de la Reserva Marina de Llevant, que incluye una parte del ámbito marino del LIC Badies de Pollença i Alcúdia.

La propuesta de ampliación fue aprobada en junio de 2018 por la Junta Rectora y por la Autoridad de Gestión del Parque Natural. Durante el mes de julio de 2018, la propuesta se sometió a un proceso de participación pública en el que un 84 % de los participantes la consideraron positiva o muy positiva.

El inicio de este procedimiento supone que no se pueden llevar a término actos que impliquen una transformación sensible de la realidad física y biológica que pueda llegar a hacer imposible o dificultar de manera importante la consecución de los objetivos del Plan y que, hasta la aprobación de este, no se puede otorgar ninguna autorización, licencia o concesión que habilite para llevar a cabo actos de transformación sensible de la realidad física o biológica sin un informe favorable de la Administración ambiental.

La península del Llevant de Mallorca constituye uno de los espacios naturales más singulares e interesantes de las Illes Balears a causa de la presencia de una gran diversidad de hábitats en un espacio relativamente pequeño, donde confluyen una zona montañosa y costera con numerosos endemismos botánicos y con un importante patrimonio etnológico. Se encuentran también numerosos hábitats mediterráneos, como encinares, acebuchales, pinares, acantilados marinos, sistemas de dunas y zonas húmedas asociadas a torrentes, y el mismo entorno marino, los cuales, combinados con los extensos ecosistemas agrarios creados por la actividad agraria tradicional a lo largo de los siglos, configuran una buena representación de la costa mallorquina, la montaña balear y el mantenimiento de las actividades tradicionales de la isla.

La extrema heterogeneidad orográfica del espacio, junto con otros factores, como la desigual influencia marina, la variada litología, la antigua historia biogeográfica o las actividades humanas seculares sobre el territorio, han influido en la presencia de una gran cantidad de hábitats que dotan el espacio de un valor patrimonial extraordinario.

Hasta ahora, se han documentado 51 hábitats de interés comunitario en un estado general de conservación excepcionalmente bueno. Con respecto a la flora, se han detectado 61 endemismos, de los que nueve se encuentran en estado vulnerable, dos amenazados y uno en estado crítico. Además de las especies endémicas, hay otras plantas con necesidades de conservación, como la coscoja (Quercus coccifera) o el boj (Buxus balearica). Estos pequeños árboles son objeto de proyectos de repoblación en el Parque Natural de Llevant.

Con respecto a la fauna, presenta una riqueza igualmente excepcional y del máximo interés científico. Una de las prioridades de la gestión actual de este espacio natural protegido ha sido la reintroducción del ferreret (Alytes muletensis): un anfibio endémico que se creía desaparecido desde hace dos mil años y que sobrevivió en lugares remotos de la Serra de Tramuntana, allí donde los depredadores introducidos no han llegado nunca. En el Parque Natural de Llevant se liberaron larvas de esta especie, en ambientes seminaturales alejados y protegidos de los depredadores. En el 2017 ya se reprodujeron con éxito. La población todavía es escasa, pero saludable y en crecimiento continuado.

La lejanía de zonas urbanas o turísticas, unida a la diversidad de ambientes naturales, como también seminaturales, hacen posible que se puedan encontrar aproximadamente la mitad de las especies de pájaros conocidas en Mallorca (150 de 320), de las que 33 están incluidas en la Directiva europea de aves. En total, se ha constatado que en la zona nidifican unas 60 especies. La miloca o moixeta (Neophron percnopterus) tiene en el Parque Natural la única localidad de cría en toda Mallorca.

Igualmente sensible es el buitre negro (Aegypius monachus), que había desaparecido de las montañas de Artà por la persecución directa que había sufrido, pero que durante los últimos años ha vuelto a hacer visitas frecuentes. El milano real (Milvus milvus) tiene en esta zona una de sus principales áreas de nidificación y de espacio vital. Esta especie está catalogada como especie en peligro de extinción. Gracias a un proyecto de hace bastantes años, el águila marina se ha recuperado notablemente en esta zona.

Con respecto a las aves marinas, hay que destacar la presencia de la pardela balear o virot petit (Puffinus mauretanicus), un endemismo de las Illes Balears que se encuentra en peligro crítico.

Finalmente, hay que poner en valor el patrimonio cultural e histórico de la zona. Y es que se pueden encontrar 139 elementos catalogados según el Catálogo del patrimonio de Artà, 36 bienes de interés cultural (BIC), un bien catalogado y ocho almazaras catalogadas.


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir