Trabajo / Empresas

Los cruceros dejan en Baleares aproximadamente 250 millones de euros anuales

Los cruceros contribuyen al VAB balear con 128 millones de forma directa en 2015

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - miércoles, 15 de noviembre 2017 | 10:39 Hrs.

Por cada 100 euros de gasto directo de la actividad crucerista se han generado 111 euros de manera indirecta e inducida en el resto de sectores productivos de Baleares, según estima un estudio conjunto de la Autoridad Portuaria de Baleares (APB), la Universitat de les Illes Balears (UIB), la Cámara de Comercio y el Instituto Balear de Estudios Sociales (IBES).

La actividad de los cruceros en los cinco puertos que gestiona la APB contribuyó al valor agregado bruto (VAB) de las Islas de forma directa con 128,1 millones en 2015, –256 millones sumando la aportación de forma indirecta–. Asimismo, de forma directa los cruceros generaron 9,9 millones de euros de recaudación fiscal.

Un avance del estudio ha sido presentado este martes por el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, el jefe de Planificación y Sostenibilidad, Jorge Nasarre, la jefa de estudios de la Cámara de Comercio, Catalina Barceló, el director del IBES, Gonzalo Adán, y el profesor titular de Economía Aplicada de la UIB Francesc Sastre.

El estudio tiene en cuenta a cinco agentes principales de actividad: los cruceristas de tránsito –que desembarcan durante unas horas en Baleares– y base –que inician y terminan su ruta en Baleares–, tripulación, empresas navieras, inversión y actividad aeroportuaria.

IMPACTO TOTAL

En total, los cruceros contribuyeron al VAB balear en 256.66 millones de euros, el 1,04 por ciento del VAB de Baleares. Mantuvieron 5.733 puestos de trabajo y generaron 21,3 millones de recaudación fiscal.

Las actividades vinculadas al crucerista de tránsito son las que más aportan: contribuyeron con 130,9 millones al VAB, seguidos de los cruceristas base (56,8 millones) y la tripulación (29,6 millones).

El estudio también estima que el 56 por ciento de los puestos de trabajo totales (3.200) se originaron por las actividades de los cruceristas de tránsito.

El puerto de Palma –el único que es puerto base de Baleares– es el que genera el mayor impacto: origina un VAB de 224,1 millones de euros, un 87 por ciento del total. Le sigue Ibiza con 25,9 millones.

Así, el estudio cifra en 326.000 euros la contribución al VAB de cada crucero que escala en el archipiélago.

GASTO

El turismo de cruceros contribuyó con 128,1 millones de forma directa al VAB, la mayoría de nuevo de cruceristas de tránsito (un 49 por ciento). De forma directa se mantuvieron 2.943 puestos de trabajo gracias a esta actividad.

En cuanto al gasto directo, los cruceristas de tránsito se gastaron 90,6 millones de euros en 2015. La mayoría (49,4 millones, un 55 por ciento del gasto) lo dedicaron a compras, seguido de otros gastos –principalmente medios de transporte terrestres y actividades como museos–, restauración y excursiones.

Por su parte, el gasto de los cruceristas de base superó los 39,6 millones, la mayoría (54 por ciento, 21,4 millones) destinado a alojamiento. Le siguen las compras y la restauración, otros gastos y excursiones.

En este apartado, la jefa de estudios de la Cámara de Comercio ha destacado que los turistas de crucero base –que parten desde Palma– pasan en los días previos o posteriores al crucero una media de 4,2 días de estancia, con un gasto de 665 euros por persona; mientras que los turistas tradicionales pasan unos 8,1 días y gastan 911 euros.

en cuanto a la tripulación, el 40 por ciento de la tripulación baja a tierra y realiza un gasto medio de 76 euros. En total, la tripulación de los cruceros gastó 19,22 millones de euros en 2015, la mayoría destinado a compras (86 por ciento, 16,6 millones) y restauración.

IMPACTO INDIRECTO E INDUCIDO

De forma indirecta, los cruceros contribuyeron al VAB en 128,6 millones y mantuvieron 2.790 puestos de trabajo. Además, generaron 11,4 millones de recaudación fiscal, según el estudio.

De nuevo, el crucerista de tránsito es el que genera mayor riqueza en el resto de sectores económicos, 68,2 millones.

CRUCEROS CADA VEZ MÁS GRANDES

El estudio pone de manifiesto que los cruceros son una modalidad turística en alza. Desde 2005, el tráfico de pasajeros ha aumentado en Baleares un 5,8 por ciento de media. Los pasajeros se han duplicado en once años y en 2016 se superaron los 1,9 millones.

De hecho, el 13 por ciento de los turistas de Baleares son cruceristas. El comportamiento entre los cruceristas de tránsito y base ha sido desigual: los de base se han mantenido de forma más o menos estable mientras los de tránsito han aumentado significativamente en los últimos años.

Sin embargo, las escalas se han ido manteniendo constantes con un tráfico de 450 o 600 cruceros de tránsito al año y unos 150-250 base. En 2016 se hicieron 742 escalas.

Así, el incremento en el tráfico de pasajeros se explica por el aumento del tamaño medio de los cruceros. La media de pasajeros por buque registra una variación media anual del 4,8 por ciento.

LOS PUERTOS BALEARES, EN LA CUARTA POSICIÓN DEL RÁNKING MEDITERRÁNEO

Finalmente, la jefa de estudios de la Cámara ha indicado que los puertos de Baleares están en la cuarta posición del ránking del mediterráneo, medido en tráfico de cruceristas, por detrás de Barcelona y los puertos italianos de Civitavecchia y Venecia.

Por su parte, el director del IBES ha detallado que los turistas de tránsito son mayoritariamente alemanes y españoles, seguidos de británicos. Principalmente se trata de turismo familiar, seguido de turistas que viajan en pareja y por último con amigos. Pasan de media cuatro horas en los puertos de la APB, excepto en Ibiza, que pasan cinco horas, en parte horas nocturnas –lo cual también explica que suba el gasto en la pitiusa–.

Por otro lado el 57 por ciento de estos cruceristas manifiestan que les gustaría que el tiempo de tránsito fuera mayor para visitar lugares como la Catedral o el Castillo de Bellver.

Asimismo, quien paga lo hace para una media de unas 2,8 personas, con un coste por persona de 72 euros –de 81 en Ibiza–.

En cuanto al turista base, el perfil es mayoritariamente británico, seguidos a cierta distancia de alemanes y sólo hay un 10 por ciento de españoles. La mayoría compra un paquete añadido para permanecer en Mallorca unos siete días, y valoran la estancia más los de base que los de tránsito.

Los tripulantes son un perfil joven de 21 nacionalidades diferentes. En Ibiza, llegan a gastar 140 euros debido a la oferta nocturna.

EL PRESIDENTE DE LA APB

Paralelamente, el presidente de la APB, Joan Gual de Torrella, ha destacado la contribución del turismo de cruceros a la diversificación económica, la desestacionalización turística y la redistribución de la riqueza y ha recordado las inversiones realizadas “para que este tipo de turismo se pudiera dar”, ya que “las obras en el mar son mucho más caras que en tierra”.

También ha puesto el foco en la gran concentración de marcas en Baleares y ha apuntado que es un tipo de turismo “que juega a largo plazo”.

Por todo ello, ha deseado que este estudio ayude a que “la opinión sobre los cruceros deje de ser emocional” y sea “rigurosa” y ha defendido que el turismo de cruceros “beneficia a un aspecto de la sociedad al que el turismo vacacional no llega”.

Por otro lado, Gual de Torrella ha sugerido que el impuesto turístico “quizás lleve a la cifra de equilibrio y de capacidad de carga” de Baleares ya que “no se puede prohibir la entrada a nadie”, en referencia a las estimaciones de hoteleros sobre un supuesto descenso en la llegada de turistas.

Por último, respecto al impacto que pudiera estar teniendo la crisis catalana sobre el sector de los cruceros, el presidente de la APB ha señalado que está en contacto con todas las navieras y que “ninguna ha notado nada” de momento.

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir