Salud

Armengol destaca la integración en el entorno del proyecto ganador del nuevo Son Dureta

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía - miércoles, 24 de octubre 2018 | 8:50 Hrs.
–    Los edificios A y B estarán conectados por un paso subterráneo
–   Las nuevas construcciones armonizan con el edificio semicircular del antiguo complejo

«El proyecto ganador destaca por su calidad arquitectónica, la ampliación de la zona verde, la inclusión de criterios de sostenibilidad y su integración en el entorno natural del bosque de Bellver. Conecta el barrio con el bosque y proyecta espacios por los que los ciudadanos, pacientes y familiares podrán pasear, entrando en contacto con la naturaleza y el patrimonio de ciudad». La presidenta del Governo, Francina Armengol, acompañada de la vicepresidenta, Bel Busquets, y la consellera de Salud, Patricia Gómez, ha realizado estas declaraciones durante el acto de presentación del proyecto ganador del concurso de ideas de Son Dureta, en el que se han presentado los planos y la maqueta del nuevo complejo.«Cuando el proyecto esté listo habremos revitalizado la paisajística de la zona y los ciudadanos y ciudadanas de Palma y de Mallorca contarán con unas instalaciones modernas y de referencia en cronicidad. Habrá más de 500 plazas para pacientes de edad avanzada, un nuevo centro de salud y un servicio de urgencias. Recuperamos un espacio emblemático, reforzamos los servicios públicos y damos respuesta a las necesidades de la población mirando a largo plazo», ha destacado Armengol.

Por su parte, la consellera de Salud ha puesto de relieve que el nuevo Son Dureta será un «centro sociosanitario puntero que servirá de ejemplo a otras comunidades por la atención integral que ofrecerá a los pacientes y el nivel de especialización y calidad asistencial».

El proyecto ganador
El proyecto ganador del nuevo Son Dureta destaca por su calidad arquitectónica y racionalidad constructiva, ambiental y económica. La propuesta, llamada Pine Life, es la que mejor resuelve la relación de los espacios exteriores con el entorno, es decir, con una implantación ambiental y paisajística equilibrada y adecuada a los edificios, el entorno urbano y el bosque de Bellver. Así lo ha valorado el jurado, que hoy ha dado a conocer el proyecto ganador del concurso de ideas del nuevo complejo. Los autores del proyecto son tres gabinetes de arquitectura: Maria Nicolau Planas, Rafael de la Hoz y Miguel Ángel Mirones Morales (este último, de Ghesa Ingeniería y Tecnología, SA).

El proyecto se iniciará una vez que haya finalizado la fase de demolición de los antiguos edificios de consultas externas, el maternoinfantil y el espacio donde se ubicaban las cocinas, así como la adecuación del solar. Después se prevén dos grandes fases de obras: la primera comprende la construcción del edificio B y su entorno de urbanización; y la segunda consiste en la reconstrucción y rehabilitación del antiguo edificio del pabellón A, la construcción de otros edificios anexos y la creación de un paso subterráneo que conectará las dos infraestructuras. Se calcula que la duración aproximada para la ejecución de las obras será de 18 meses para cada una de las fases.

Paso subterráneo, armonía arquitectónica y transparencia visual hacia el bosque de Bellver
El futuro edificio B estará formado por tres volúmenes de dimensiones similares unidos mediante unos pasillos de cristal que permitirán la transparencia visual hacia el bosque de Bellver. Los espacios verdes previstos en el proyecto ganador consiguen un efecto de prolongación del bosque hasta la calle de Andrea Doria y la rotonda superior, y generan espacios exteriores de gran riqueza ambiental y en contacto con la naturaleza tanto para los usuarios del nuevo Son Dureta como para el resto de ciudadanos. Este edificio, que se adapta a los criterios de implantación consensuados por las diferentes administraciones, estará conectado con el pabellón A mediante un paso subterráneo.

Según ha valorado el jurado, Pine Life consigue armonizar el edificio semicircular del antiguo complejo (que data de los años cincuenta) con las nuevas edificaciones previstas en los pabellones A y B. Se recupera la volumetría original del edificio, se eliminan los añadidos que se construyeron con el tiempo y se recupera su forma curva original. Los tres volúmenes de que consta el área del edificio A están conectados entre sí mediante pasillos de cristal, que es la misma solución utilizada para el edificio B.

Sostenibilidad energética: captación de energía solar y reutilización de aguas pluviales
El proyecto propone aprovechar al máximo la iluminación natural (orientación sur) y artificial (incorporación de lámparas tipos LED con regulación de los niveles de iluminación en función de la luz exterior), además de la instalación de paneles fotovoltaicos en las cubiertas para reducir el consumo eléctrico. El proyecto también plantea el aprovechamiento de aguas pluviales para que sean reutilizadas en el riego de las áreas ajardinadas.

Servicios y necesidades marcados por el plan funcional
El concurso de ideas para seleccionar el proyecto arquitectónico salió a licitación por un valor estimado de 4.185.972 euros. Los proyectos tenían que recoger las necesidades que se incluyeron en el plan funcional de los dos edificios con uso sanitario que elaboró el Servicio de Salud de las Illes Balears. Este plan prevé la construcción de un edificio nuevo de larga estancia (B) y la remodelación del edificio semicircular para ingresos de media estancia (A).

Hay que recordar que el nuevo complejo sanitario para pacientes crónicos que se construirá en el recinto de Son Dureta ofrecerá 542 camas hospitalarias en habitaciones especialmente diseñadas para garantizar el bienestar de los pacientes durante estancias que podrán ir desde treinta días hasta tres meses de media, y durante las cuales recibirán tratamientos y cuidados dirigidos especialmente a la estabilización de la enfermedad, la rehabilitación y la recuperación de la autonomía personal.

Los dos bloques albergarán todo un conjunto de servicios especialmente dirigidos a personas con enfermedades crónicas diagnosticadas que no requieren tratamientos invasivos ni alta tecnología, sino que obtienen más beneficio de cuidados y servicios de rehabilitación y estimulación cognitiva que les permitan recuperar autonomía personal y calidad de vida.

Edificio A: 300 camas
El edificio semicircular (A) tendrá una superficie aproximada de 33.000 metros cuadrados y un coste estimado de 50 millones de euros, e incluirá un centro de media estancia con 300 camas en habitaciones dobles de uso individual con baño adaptado. Además, la unidad de hospitalización contará con una sala para pacientes y familiares.

El edificio estará destinado a la convalecencia de pacientes, generalmente con enfermedades crónicas, que necesitan tratamiento, cuidados y/o rehabilitación en un centro de media estancia como consecuencia de una descompensación o bien después de una intervención traumatológica o bien porque requieren las atenciones del servicio de neurorehabilitación.

También está previsto atender pacientes con enfermedad respiratoria crónica avanzada que hayan sufrido una descompensación y necesiten cuidados o rehabilitación en un centro por de media estancia y pacientes crónicos y/o oncológicos que requieran ingreso para controlar los síntomas.

Las 300 habitaciones del edificio A se distribuirán de la siguiente manera:

  • Unidad de convalecencia y subagudos (120 camas)
  • Unidad de ingreso directo desde Atención Primaria para pacientes crónicos avanzados (60 camas)
  • Unidad de rehabilitación de ortogeriatría (30 camas)
  • Unidad de neurorehabilitación (30 camas)
  • Unidad de cuidados paliativos (30 camas)
  • Unidad de respiratorios crónicos (30 camas)

Asimismo, el edificio albergará un hospital de día; la Unidad de Demencia con Trastorno de Conducta, para pacientes con demencia asociada a patologías como Parkinson o la enfermedad de Huntington, que necesiten ingreso para control de la enfermedad; la Fundación Banco de Sangre y Tejidos, y un espacio destinado a las asociaciones y otros servicios.

Edificio B: 242 camas
Con respecto al edificio B, de nueva construcción, tendrá una superficie de 35.000 metros cuadrados y un coste estimado de 55 millones de euros, e incluirá un centro de cuidados especiales de larga estancia para personas con enfermedades crónicas y dependencia elevada que necesiten ser ingresadas para recibir cuidados complejos continuados que no pueden ser proporcionados en el domicilio.

Contará con 242 camas con dimensiones y comodidades adecuadas para los pacientes y familiares, de acuerdo con la estancia media, que oscila entre dos y tres meses. Las unidades de hospitalización serán de habitaciones dobles con uso individual y baño adaptado, y cada unidad contará con una sala común para pacientes y familiares.

También habrá una unidad de estimulación cognitiva; un área ambulatoria con consultas externas para valoración integral, tratamiento y cuidados; un espacio de rehabilitación, y un hospital de día evaluador y terapéutico para pacientes con problemas de movilidad y/o autonomía con potencial de mejora que se puedan beneficiar de una atención ambulatoria que dé prioridad a la recuperación funcional.

Además de los recursos destinados a atender las necesidades de las personas con enfermedades crónicas, el proyecto incluye, dentro del edificio B, un centro de salud, que atenderá a una población estimada de 20.000 personas, y un SUAP (servicio de urgencias de Atención Primaria), que dará asistencia a 120.000 personas.

El centro de salud dispondrá, entre otras, de catorce consultas de medicina familiar y comunitaria, doce consultas de enfermería familiar y comunitaria, tres consultas de pediatría, tres consultas de enfermería pediátrica, una sala de cirugía menor y una unidad de atención a la mujer.

Junto a este nuevo edificio, que dispondrá de dos plantas soterradas de aparcamiento gratuito con aproximadamente 560 plazas, está previsto un pasillo de zona verde, de unos 50 metros de ancho, que conectará directamente con el bosque de Bellver desde la calle de Andrea Doria.

Plan Estratégico de Atención a la Cronicidad
La remodelación del recinto hospitalario de Son Dureta forma parte del Plan Estratégico de Atención a la Cronicidad, con el que el Govern quiere mejorar la atención a las personas con enfermedades crónicas y las personas mayores en situación de dependencia, colectivos que aumentan como consecuencia del envejecimiento de la población. Hay que señalar que actualmente un 15,3 %de los ciudadanos tienen más de 65 años y el año 2029 esta proporción se incrementará hasta el 22 %.

Para mejorar la atención, el Plan Estratégico de Atención a la Cronicidad, elaborado con la participación de profesionales y pacientes, ha previsto un cambio en los circuitos asistenciales, así como una inversión importante en recursos humanos, en formación y en infraestructuras. Una de estas infraestructuras será Son Dureta, cuya reforma se ejecutará durante más de una legislatura, con un coste estimado de 120 millones de euros.


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir