Opinión

El mejor turista, el residente

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía - martes, 7 de enero 2014 | 8:16 Hrs.

Biel Martí – Asesor de Turismo

Twitter: @Biel_Marti

Arthur Bormann definió el turismo como “el conjunto de los viajes cuyo objeto es el placer, o por motivos comerciales y/o profesionales y otros análogos, y durante los cuales la ausencia de la residencia habitual es temporal”. O los profesores Walter Hunziker o Kurt Krapf que definieron el turismo como “el conjunto de relaciones y fenómenos producidos por el desplazamiento y permanencia de personas fuera de su domicilio, en tanto que dichos desplazamientos y permanencia no están motivados por una actividad lucrativa”.

Dos definiciones que comparto pero que ampliaría introduciendo como turista al residente del destino. Pero esta visión personal choca con la definición de destino turístico como una zona o área geográfica ubicada en un lugar lejano y que es visitada por el turista. Pero ¿por qué no contemplar al residente como un potencial turista?

Estoy convencido que el mejor turista que puede tener un destino es el propio residente que le puede dar vida durante la mayor parte del año, y sobre todo en temporada baja. Un residente que al sector servicios o sector terciario le ayuda a desestacionalizar su temporada y a que este sector sea el más beneficiado por el consumo interno.

Subsectores como el comercio, el transporte, el ocio, los espectáculos o la restauración se ven beneficiados por este consumo realizado por los propios residentes de la zona o del propio destino. Podemos tomar como ejemplo ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla, etc, donde su perfil sociocultural les hace ir a la búsqueda de experiencias y sensaciones diversas que ofrece su ciudad durante todo el año.

Palma, dentro de su escala demográfica, puede ser tan viva y atractiva en temporada baja como cualquiera de las ciudades que anteriormente he mencionado. Quizás a los mallorquines nos cuesta un poco más salir de casa y vivir nuestra ciudad. Pero las costumbres socioculturales pueden cambiar si somos capaces de crear y ofrecer un motivo para que se produzca este cambio. Por ejemplo, podemos potenciar el turismo residencial cultural, el cual precisa de recursos histórico-artísticos para su desarrollo, y que la ciudad de Palma dispone de ellos.

El turismo cultural es un positivo instrumento de desarrollo local en los ámbitos de creación de empleo y generación de ingresos en los subsectores turísticos. Además, potenciando el turismo cultural promovemos la recuperación y conservación del patrimonio local.

Y este es uno de los objetivos que se han marcado desde el Govern Balear a través de la Mesa de Alcaldes y el Ayuntamiento de Palma a través de la Fundación 365 Palma de Mallorca con la colaboración del sector privado. Que los propios residentes disfrutemos y demos vida a nuestra ciudad, para llamar la atención de los visitantes y  atraigamos a turistas los 365 días del año. Sí, nosotros los residentes, somos los mejores turistas de nuestra ciudad.


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir