Náutica

La UIB afirma que el impacto de los cruceros influyen mínimamente en la contaminación de Palma

En el caso de las micropartículas, este estudio demuestra que hay una correlación muy débil con la actividad de los cruceros (0,26), y más notable con la actividad de los ferrys (0,72)

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - jueves, 19 de julio 2018 | 11:30 Hrs.

La Autoridad Portuaria de Baleares (APB) y la UIB han presentado hoy las primeras conclusiones del proyecto SmartSensPort-Palma, que quiere evaluar la viabilidad del seguimiento de variables de contaminación ambiental con dispositivos de bajo coste.

Los datos recogidos a través de la nueva red de sensores instalados en el puerto de Palma se han analizado y se ha valorado la correlación entre la actividad portuaria y la contribución al nivel de contaminación ambiental de la zona a través de la monitorización temporal del nivel de ruido, la concentración de partículas y la concentración de gases.

De los datos de ruido y partículas analizadas desde septiembre de 2017 hasta abril de 2018, se observa que no existe una correlación clara entre todas las actividades del puerto y los niveles de contaminación por ruido y partículas medidos. Es decir, según el estudio de la UIB, la actividad del puerto de Palma no explica por sí sola los niveles de ruido y partículas PM10 presentes en el aire.

Así, el comportamiento de estas variables no coincide con el comportamiento de todos los tipos de actividades identificadas, entendida esta actividad como número de horas que un barco permanece en el puerto. Por tipo de barco, sólo la actividad de los ferrys muestra una correlación relativamente elevada con la concentración de partículas PM10 en suspensión en el aire.

Este proyecto nace en el año 2016 a iniciativa de la APB, aprovechando el convenio marco de colaboración ya existente para encargar a la UIB la definición e implantación de una red de sensores que permitiera la identificación de focos contaminantes en los puertos de las Baleares.

Se han recogido datos de ruido y partículas entre septiembre de 2017 y abril de 2018, mientras que los datos de gases han tenido un proceso de modelización más complejo, y desde el mes de junio de 2018 se tienen datos de forma continuada, que se encuentran en fase de estudio.

Según la información recogida durante este periodo,  las horas de máxima actividad en el puerto son: entre las 6 y las 11 horas, los días de la semana con mayor actividad son el sábado y el martes y, por tipo de barco, el grupo más numeroso es el de ferrys, tanto en cuanto a número total de barcos como a número de horas / barco atracado en el puerto.

Del 1 de septiembre de 2017 al 30 de junio de 2018 han hecho escala en el puerto de Palma un total de 2.750 barcos, de los cuales 435 han sido cruceros, cifra que representa un 15,8% del número total (fuente APB). Si se contabiliza el número total de horas / barco durante todo el período de observación, los cruceros representan un 25% del total de horas / barco de este periodo, los ferrys representan un 44% del total, y otros tipos de embarcaciones, un 31%.

El análisis de los primeros datos permite disponer de un primer patrón diario y semanal de ruido y de partículas, así como la evolución diaria de los datos de partículas y ruido recogidas entre septiembre de 2017 y abril de 2018.

En general, la evolución de las PM10 y del ruido es que presentan un incremento durante el día y un descenso durante la noche, que no coinciden con la evolución de la actividad en horas / barco en el puerto. Por lo tanto, la presencia de barcos en el puerto no permite explicar una parte importante del impacto sonoro o de materia particulada medida, por lo que se deben buscar otros factores. Esta conclusión es evidente en el caso del ruido, el comportamiento responde a un patrón más acorde con el ritmo diario de la ciudad que con el ritmo diario del tráfico portuario. De forma similar se puede establecer una dependencia del embate típico de la bahía de Palma en el decremento de la concentración de partículas en el área del puerto.

Sin embargo, en el caso de las partículas PM10, si se detalla la actividad por tipo de barco, se puede establecer mediante un análisis del ciclo semanal que el nivel de PM10 ofrece una notable correlación con la actividad de los ferrys (0,72 ), mientras que la correlación con los cruceros es mucho más débil (0,26) e inexistente para el caso de otros barcos.

La evolución media de PM10 muestra algunos picos, pero se mantiene en un promedio diario dentro de los límites permitidos en áreas urbanas (50 g / m3 diario).

Los datos de gases monitorizados corresponden al mes de junio de 2018 y, si bien permiten observar las tendencias normalizadas y establecer un ciclo diario de nivel de concentración del contaminante, aún no son suficientes para establecer un modelo fiable para extraer conclusiones causa-efecto .

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir