MOTOR / Editorial

Los coches Post-Trump

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía.com - Miércoles, 25 de Enero 2017 | 6:19 Hrs.

Antoni J. Escanellas.- Los habrá. Seguro. Imaginen si pueden, y sino recuerden, aquello que sucedió a finales de los 70 y primeros 80. El actor que se presentaba a presidente en EEUU se llamaba Ronald (casi) Reagan, y llegaba directamente del mundo del Western al partido republicano.

En el otro lado del océano se encontraba la dama de Hierro, Margaret Thatcher, aquella que había decidido cortar el hilo del que colgaba la siderurgia y metalurgia del Reino Unido. Ambos salidos de las urnas tras años de crisis, ambos con lemas no muy lejanos a estos “América para los americanos” o en procesos parecidos aunque no tan resonados como el Brexit.

Bien, ¿y cuales fueron los vehículos de esa época? En Europa no se sabe. No llegaron, o llegaron tarde. Fueron aquellos con consumos exageradamente altos, modelos que perdieron mercado y que eran única y exclusivamente patrimonio de los Americanos, en EEUU. Porque en el Reino Unido no podían gastar eso, no contaban con el petroleo que manejaban los de la Nueva Tierra y por eso hicieron modelos que hoy resultan hasta cómicos, como el Cortina o los peores Rover, Land Rover, Mini y Jaguar que, por cierto fue privatizada en 1974 y en 1979 ya era formalmente propiedad de la norteamericana Ford.

British Leyland (Austin) fabricó algunos modelos brillantes pero la acabó absorbiendo el estado por sus pérdidas. Y en 1986 Rover fué adquirida por la alemana BMW, que no logró reflotarla y acabó (de nuevo el tío Sam) en manos de Ford. Entonces empezaron a extenderse los Opel que allí se llamaban Vauxhall… y los taxis ingleses… míticos Austin… pudieron llevar cualquier motorización, Nissan fue de las últimas por ser más fiable y competitiva.

Desde entonces, los que no son Tata (indios) son Ford y los que no, son BMW (alemanes). Pero en los primeros 70 fueron Triumph, fueron Aston Martin, fueron Lotus, fueron Jaguar y fueron Austin y, por supuesto, fueron Land Rover y Range Rover. 

Hoy leía en el periódico que Trump subirá los aranceles a los coches de importación. Y por otra parte rebajará los impuestos a los fabricantes de Detroit e incentivará con beneficios fiscales a quien se anime a abrir una fábrica. Mientras, en el otro lado del océano, su homóloga en Reino Unido, Theresa May sigue tratando de deshacer la madeja del Brexit que, a todas luces, generará cambios. Un cliché que ya nos suena una era ‘pre’ que seguro que acabará con un ‘post’. Qué será, será…

Tags: , , ,


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir

Noticias relacionadas