MOTOR / Editorial

Yo conocí a Ángel Nieto

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomía.com - domingo, 13 de agosto 2017 | 11:27 Hrs.

Antoni J. Escanellas.- Llevo días dándole vueltas… y me sigue afectando. Hace sólo unas semanas el editorial de este digital se despedía del gran Antonio Del Castillo. Lamentablemente llegó a la meta de su vida dejando atrás un desconocido por muchos palmarés. Carreras horas y horas de circuito junto a Cristóbal Salom, el japonés, de quien también hablamos tiempo atrás. Pues bien, en casa conservo un recorte de prensa de las 12 horas de Montjuïc del año 1963, y además de los mallorquines, aparece un joven llamado Ángel Nieto.

Yo nací en el 77 tengo 40 años y adoro las motos por Ángel Nieto. Es así, y muchos compartirán esta idea. En aquellos años en que las categorias eran 50, 80 y 125. Por tanto la reina era la de 125, guste o no, se reconozca o no… después llegaron las 250 y las 500 y cayeron, claro, las 50 y 80. Aquel hombre bajito, con cara de actor de Hollywood, que odiaba el 13 y que era capaz de acabar un carrera en una categoria, subirse a otra moto y hacer otra en otra, maravillaba.

Después pasó el tiempo, y Aspar, y Sito Pons, y Crivillé… y todos parecían ser tan buenos o mejores y estaban de moda… Por no hablar claro de los supermanes Lorenzo, Rossi, Márquez… Pero en Portals, cada verano, una o dos veces, se podía ver a Ángel Nieto con amigos, cenando. Porque era un poco de aquí un poco de allá. Porque nació en Zamora pero era tenia una casa en cada circuito, una curva en cada isla y una corona en cada moto.

Hablé con él un par de veces, mientras esperaba para hacer fotos a famosos de poca monta. Mientras esperaba para entrevistar a gente a la que me daba igual hacerlo o no (algunas veces)… hablaba con Ángel Nieto. Nunca le entrevisté, pero destilaba sencillez, era un triunfador con un punto (bien trillado) de chulería. Pero que se sabia afortunado. Miedoso, supersticioso. Me confesó una vez que no le gustaba nada la velocidad. Nos reímos mucho.  Decía que fuera del circuito las motos no le gustaban nada, que le parecían inseguras… y que por eso tenia en Ibiza una scooter, cómoda y fácil de conducir. Me pareció tan tangible que costaba pensar en el palmarés que llevaba en al mochila. Y precisamente cayó sobre un quad, esa especie de moto, ese sucedáneo de cuatro ruedas… paradojas de la vida.

Pero yo, la verdad, le recuerdo sonriendo… siempre riendo, tomando una copa con sus amigos y echando risas. Lo que más le gustaba, más incluso que correr en moto… En cualquier caso, ráfagas, Ángel Nieto. Ahora, con del Castillo, y Luís Salom (a quien tanto querías) a hablar de motos allí arriba… Ahora, sí, disfrutáis de la merecida Gloria.

Tags: , , ,


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir

Noticias relacionadas