IBMASCOTAS

¿Soy caro?

José Angosto. Veterinario

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - domingo, 14 de enero 2018 | 11:32 Hrs.

El otro día una compañera veterinaria me comentaba que en una cena estaba sentada con unos dentistas, y al saber que ella era veterinaria, la persona que estaba su lado le dijo que se había cambiado de veterinario porque el suyo era muy caro.

A mi compañera se le debió de caer la mandíbula al suelo y salírsele los ojos de las órbitas.

¿Un dentista le dice a un veterinario que es caro? Si supiese, pondría aquí el emoticono de ojos saltones.

¿Soy caro?, ¿somos caros los veterinarios? Cuantas veces me he hecho esta pregunta.

Yo tengo una clínica, pequeña, en Felanitx. Tengo contratadas dos Auxiliares Técnicos veterinarios (ATV) y después de 14 años he podido contratar a otra veterinaria. A mi modo de ver parte de la culpa de que yo sea caro es suya. ¿Por qué? Pues porque tienen el defecto, a pesar de su gran amor por los animales, de querer cobrar cada mes por su trabajo, y claro, no queda más remedio que cobrarle a los propietarios que vienen. Nos guste o no, no dejamos de ser empresarios.

Al igual que ellas está Hacienda que, como no es amante de los animales, de cada 100 euros que cobro directamente se queda con 21€ en concepto de IVA en su injusto tipo más alto. A los 79 € que me quedan le tengo que restar lo de los sueldos…y la luz, el teléfono, el alquiler del local, los materiales, los aparatos, etc.

Pero todo eso que importa, ¿soy caro? Si me llaman para una urgencia a las tres de la mañana, o tengo que dejar una comida familiar porque ese perro, que lleva una semana enfermo, justo en ese momento se ha puesto peor porque su dueño ha vuelto de la playa y se ha dado cuenta de que ahora es el momento en que el veterinario tiene que verlo y yo, que no tengo derecho a descansar ni a estar con mi familia, pretendo cobrarle más porque a esas horas la clínica está cerrada… ¿soy caro? Probad a llamar a un cerrajero de urgencias, o a un fontanero…

Si pretendo cobrar una radiografía a ese gato que resulta que tiene una piedra en la vejiga y que la he visto con ese aparato que me ha costado un potosí y, lo siento mucho, no puedo verla con mi mirada de superhéroe ¿soy caro?

¡Por DIOS, es que soy un pesetero y sólo trabajo por dinero!

Hace unos meses la lavadora de la clínica hizo caput, tanto pelo, sangre y otras cosas acabaron retirándola. Llamamos al técnico y de desplazamiento nos cobró sus buenos euros. Estuvo cinco minutos para decirnos que teníamos que comprar otra y POR CONVENIO nos cobró como un cuarto de hora. ¿Soy caro?

A lo mejor necesito ir al médico y mirármelo que eso de querer vivir de lo que te gusta no es normal, mejor al psicólogo: un señor que cobra más que un veterinario. ¿Soy caro?

La ATV de nuevo contrato es la encargada de hacer los pedidos del material necesario para las analíticas en la clínica. Ella colabora con algunas asociaciones en la recogida de gatos y venía con esa idea de que los veterinarios somos caros. Cuando hizo el primer pedido se llevó las manos a la cabeza sorprendida de los costes y los ínfimos márgenes de beneficio. No conozco a ningún veterinario rico, o por lo menos a ninguno que se haya hecho rico trabajando como veterinario.

No cambiaría mi profesión por ninguna otra. Siempre lo digo, tengo la suerte de trabajar en lo que más me gusta, en mi hobby. Es lo que deseo a todo el mundo, que pueda disfrutar de su trabajo tanto como yo del mío.

Como cualquier persona, como cualquier trabajador, tengo derecho a ganarme la vida trabajando. Nunca seré rico en dinero pero puedo asegurar que mi riqueza se debe a mi familia, a mis amigos de dos, de tres (mi perro es paralítico de una pata), y de cuatro patas y a mi trabajo.

¿Soy caro? Yo tengo clara la respuesta ¿y tú?


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir