ibmascota

¿Qué hacer si mi perra está en celo?

Fernando Ribas. Veterinario

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - jueves, 9 de noviembre 2017 | 10:13 Hrs.

Cuando tomamos la decisión de incorporar un perro a nuestra familia muchas veces nos encontramos con el dilema de si escoger macho o hembra.

Algunos preferimos a las hembras, tienen tendencia a ser más obedientes y no tienen tantas hormonas de adultas que a veces dificulta la relación con otros machos; y ni que decir de los pipis marcando las esquinas…

Pero por otro lado tenemos el hecho de que las perras tienen dos celos por año y esto tiene sus “inconveniente”: las pequeñas manchas de sangre por casa, los perros del vecindario “revolucionados”, no poder soltarla cuando sale a pasear porque puede escaparse y en estos casos, puede no obedecer a la llamada debido a la alta carga hormonal.

Entonces nos planteamos tres opciones: o me “aguanto” dos veces por año, con todas las consecuencias que ello supone, o acudo al veterinario para que le administre un tratamiento para que la perra no salga en celo, o la esterilizamos.

Normalmente la primera opción es la que la gente escoge cuando tiene en la cabeza el tener una camada, controla los celos dos veces por año hasta que llega el momento adecuado para hacerla ser mamá, pero muchas veces ese momento adecuado no llega nunca.

La segunda opción, como ya hemos comentado, es la administrar un tratamiento para que la perra no entre en celo.

Lo ideal son las inyecciones de progestágenos; debemos rechazar completamente los tratamientos con pastillas anticonceptivas de humanos ya que suelen ser poco efectivas y muchas veces peligrosas para la salud del perro. Las inyecciones se administran en las clínicas veterinarias controlando el peso de la perra y siguiendo un riguroso calendario de aplicaciones. Estas inyecciones suelen ser efectivas y seguras pero no deben ser tomadas como un método anticonceptivo a largo plazo ya que si las administramos más de tres o cuatro años, también pueden producir riesgos para la salud de nuestra perra.

La tercera opción es la que menos gusta al propietario y la que más recomiendo como veterinario.

Con la esterilización, nuestra perra no entrará nunca en celo, eliminamos los problemas de manchas, perros en nuestra puerta, que se escape la perra o que se nos cuele un novio ligón. Prevenimos las camadas no deseadas con el consiguiente problema de encontrar una casa adecuada a esos perros y sobre todo, prevenimos los problemas reproductivos de la perra. El 75% de las perras mayores de 10 años tendrán alguna patología relacionada con el aparto reproductor, infecciones de matriz, endometriosis, hidrómetras, quistes ováricos, tumores de ovario o de matriz, y si no lo hacemos en el momento adecuado, incluso los tumores de mama.

 


Fernando Ribas. Veterinario
web: www.clinicaveterinariasanjorge.com


 

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir