Entrevistas

Pep Tur: “HOSTELISIMO ofrece secretos para que hablen bien de tí”

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - Martes, 28 de Marzo 2017 | 9:04 Hrs.

 

 

‘HOSTELISIMO’ es una empresa balear que se dedica a formar profesionales del turismo y a asesorar empresas de este ramo. Los servicios, la seguridad o las tendencias son algunos de los aspectos que aborda esta firma de reciente creación (apenas tiene un año de vida) y que pretende convertirse en nuevo referente debido a sus innovaciones. El director, el ibicenco Pep Tur, es un verdadero experto en turismo y en hoteles. El cuidado del medio ambiente es fundamental para él, aunque no se considera un “verde”.

-Ustedes son una empresa de servicios.

-Yo diría que ofrecemos servicios, sí, pero diferentes a la mayoría. Uno de nuestros objetivos es poner en contacto a los mejores proveedores de la hostelería con los pequeños hoteles (minoristas) de Baleares para que también estos puedan gozar del grado de calidad que exhiben las grandes cadenas hoteleras… Creo que HOSTELISIMO ofrece secretos para que hablen bien de ‘nuestros’ hoteles…

-¿Cómo es eso?

-A ver. Hoy en día, la calidad de un hotel y de su servicio se rige por las puntuaciones que otorgan los clientes a través de encuestas y por la información que suministran empresas dedicadas a esto. Evidentemente, las grandes cadenas tienen ventaja en este sentido porque están por delante a la hora de innovar. Los pequeños hoteles van a remolque y a veces, a pesar de reformarse, no consiguen mejores objetivos…

-¿Y?

-Desde HOSTELISIMO pretendemos que el pequeño hotelero mejore y pueda llegar a conseguir estos puntos de calidad que le equiparen a los grandes.

-¿Cuáles pueden ser los puntos a mejorar?

-Hay varios. Por ejemplo, en ocasiones nos encontramos con poca profesionalidad en el personal, un hecho que podemos mejorar, ofreciéndoles especialización. El confort en las instalaciones es otro punto que casi siempre se puede aumentar. El contacto personalizado con el cliente durante su estancia es, también, otro aspecto vital.

-¿Algún ejemplo práctico?

-Las nuevas tendencias, con las que estamos de acuerdo, optan cada vez más a poner las cocinas a la vista de los clientes. Así las cosas, cuando un cliente se acerca al cocinero y este –por decir algo- está friendo chuletas, agradece que el profesional le dedique un saludo y/o le deje elegir qué chuleta desea exactamente. Son detalles que puntúan al alza, sin duda.

-Hoteles y medio ambiente ¿son compatibles?

-Sí, pero deberían serlo mucho más. Muchísimo más. No es tan difícil pero falta información. El cliente de hoy en día está dispuesto a pagar para proteger el medio ambiente. Tener un cartel en cada habitación instando a no derrochar agua, substituir la típica papelera de la habitación por la colocación de contenedores específicos en los pasillos capaces de diferenciar los residuos y otros hechos similares, también dan un plus de calidad y de ‘europeismo’ al centro hotelero que decide ponerlo en práctica.

-El turismo náutico de Baleares sabe qué es la posidonia?

-Hay de todo. El problema es que sólo nos dedicamos a sancionar o reprender a las embarcaciones que fondean sobre praderas de posidonia. La mayoría de gente no tiene información al respecto. La posidonia es una planta marina que crece en un fondo móvil, arenoso, que sólo existe en el Mediterráneo y que tiene un papel importantísimo en el ecosistema. Las autoridades deberían informar más al respecto.

-Como ibicenco, el incendio que se produjo recientemente en una zona de les Feixes de Ibiza debió doler mucho…

-Dolió muchísimo, sí. Es una zona que debía ser considerada un museo. Esta área húmeda es una importante cuna de fauna y flora y el trabajo que hicieron los almorávides en el sistema de regadío no tiene parangón…

-¿Es partidario de la llamada ecotasa?

-Particularmente, no. De todas maneras, por otra parte cabe valorar el hecho de que ningún centro hotelero deje de pagarla. El problema radica en que la recaudación que el Govern de les Illes Balears obtiene de este impuesto no se dedica ni se reinvierte en temas medioambientales. Esto es grave.

-Ustedes también consideran que el apartado de ‘seguridad’ se puede mejorar en los centros hoteleros…

-Sin duda. Enfocamos el tema desde tres vertientes: la seguridad alimentaria, la sanitaria y la personal. Por ejemplo, en el primer caso, estamos en contacto con el doctor Crespí, de Bio Línea, que es un gran experto. En el capítulo sanitario proponemos cambios en el sistema habitual…

-¿?

-La mayoría de las veces, cuando un cliente de hotel sufre un pequeño accidente o un transtorno leve, es transportado a un centro médico, en el que, en ocasiones, permanece ingresado dos o tres días bajo vigilancia. Nuestra propuesta estriba en disponer de médicos en el propio hotel. Siempre que un cliente sufra un percance debe poder ser atendido por un médico en su mismo lugar donde pasa las vacaciones o permanece por placer o trabajo. De ser así, se evitarían muchos costes de traslados y el cliente no cambiaría de hábitat. El Cabildo de Lanzarote premió, no hace mucho, este tipo de iniciativa.

-¿Qué opina de que un particular alquile su casa o chalet durante el verano?

-Lo cierto es que todavía no se ha conseguido una buena regulación en este tema. Estoy totalmente en contra del alquiler turístico en las ciudades (pisos, casas, etc.) pero entiendo que si a un propietario se le ofrece un dinero por alquilar su inmueble en la playa o en el campo, pueda aceptarlo. En Eivissa, por ejemplo, la gran avalancha de turismo ha provocado un encarecimiento muy importante en los impuestos que cobran los ayuntamientos. De ahí que los propietarios pretendan restañar los gastos con alquileres… Ayuntamientos y Govern deberían estudiar muy a fondo la situación.

-¿Como prevé que será la inminente temporada turística en Baleares?

-Muy buena. Lo tenemos todo, aunque pediría que fuéramos más selectivos a la hora de elegir la clase de turismo que queremos. La inestabilidad política de la Europa oriental juega a nuestro favor pero la masificación es mala. Debemos tener cuidado y re inventarnos. Por poner un ejemplo práctico, diría que, antes de conceder una licencia para la construcción de un hotel, el Govern debería cerciorarse cómo y de qué manera esta instalación tendrá acceso al agua potable, cómo será el sistema de evacuación de aguas residuales, etc.

-¿En qué no puede fallar un buen hotel?

-En primer lugar, habría que tener en cuenta, sobre todo, la ubicación y la ‘función’ del centro hotelero. Por ejemplo, un hotel ‘familiar’ no puede carecer de entretenimientos; uno rural debe potenciar la gastronomía, el paisaje y la historia; uno ‘de ciudad’ debe disponer de servicios como spa, restaurantes, etc. y uno ‘de playa’, precisa de una buena piscina, estar bien comunicado, y contar con centros comerciales en la zona.

 

ibeconomia


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir