Editorial

A vueltas con el Impuesto de Turismo Sostenible: demasiados interrogantes todavía

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - Domingo, 26 de Marzo 2017 | 7:00 Hrs.

 

Esta semana hemos conocido que se han iniciado las gestiones para poner en marcha los proyectos financiados por el polémico Impuesto de Turismo Sostenible, que el actual Govern comenzó a recaudar el 1  d e julio de 2016. La previsión entonces era la recaudación de  16  millones de euros al PIB balear.

La popularmente conocida como ecotasa ha sido repercutida a cada turista que nos visita entre 0,5 y 2 euros por día en función de la modalidad y categoría del alojamiento en la temporada alta, que va del 1 de mayo al  31 de octubre, mientras que el resto del año el gravamen se reduce a la mitad.

Los menores de 17 años, los viajeros del Imserso y similares, así como los ciudadanos baleares desplazados por motivos sanitarios están exentos del pago de la ecotasa. No así los residentes que realicen  turismo interior.

Parece un tanto contradictorio que los establecimientos hoteleros ofrezcan ofertas para residentes, pero al mismo tiempo estos tengan que pagar el impuesto turístico. ¿Se imaginan que el ciudadano madrileño, por poner un lugar, tuviese que pagar un plus por disfrutar de un fin de semana en la sierra?

¿Y qué ocurre con el usuario del alquiler turístico vacacional? Parece que los propietarios lo asumen como propio y el usuario final desconoce su existencia, con lo que la razón de ser de la ecotasa queda, en este caso, finalmente desvirtuada.

¿Los proyectos a financiar por la ecotasa deben ser sólo de carácter sostenible? ¿Cómo se mide?

Siguen surgiendo muchos interrogantes en torno al Impuesto de Turismo Sostenible. Urge una mayor regulación y transparencia en la aplicación y gestión del Impuesto de Turismo Sostenible.

 

.


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir