Destacado

Adrián Todolí: “Las empresas están acostumbradas a contratar temporalmente a los trabajadores”

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - sábado, 3 de marzo 2018 | 11:34 Hrs.

Adrián Todolí, profesor y doctor en Derecho del Trabajo y de la Seguridad Social, realizará dos cursos en el Colegio de Graduados Sociales de Baleares orientados a “Las cláusulas en el contrato de trabajo y los falsos autónomos” los días 12 de marzo y 23 de abril.

En esta entrevista, el profesor adelanta algunos de los puntos de la conferencia como así también una referencia a los tipos de contratos que realizan las empresas actualmente, las nuevas modalidades de empleo que hay en España, las cuales de momento, no está muy claro cómo abordar.

La mal llamada en algunos casos economía colaborativa está llevando a la precariedad de trabajadores que necesitan recurrir a esas fórmulas para obtener dinero, por ello, Todolí planteará los dos temas de mucha actualidad con contenido práctico para quienes asesoran a empresas y trabajadores.

P: ¿ Por qué se adopta cada vez más la figura de “falsos autónomos”? ¿Por qué las empresas, sobre todo en el sector de la economía colaborativa, cogen cada vez más esta figura que tiene sanciones en caso de ser fraudulentas?

R: Las empresas no adoptan la figura del “falso autónomo”, más bien contratan personal externo, autónomos, a la vez que quieren dirigir su trabajo. Aquí está el problema. La legislación permite que la empresa pueda elegir si contratar como trabajador laboral o como autónomo a un trabajador, no obstante, también impone que si quieres contratar como autónomo no puedas tratar a ese trabajador como personal interno o laboral de la empresa dirigiendo su trabajo. Esto es lo que la inspección de trabajo dice que pasa en Deliveroo y por eso son falsos autónomos.

P: ¿Qué se debería cambiar en España para que existan mejores condiciones laborales para todos?

R: Muchas cosas, en primer lugar, un fortalecimiento de la negociación colectiva que permitiera mejores salarios minimos, un reparto del trabajo más equitativo implicando una reducción de la jornada para que no hubiera tanto desempleo, etc… y por supuesto una mayor productividad que hiciera que las empresas fueran competitivas a la vez que pagan salarios altos.

P: El gobierno ha anunciado que se endurecerán las sanciones a las empresas que hagan uso fraudulento de la contratación temporal, ¿esto servirá para que se acaben con las malas prácticas en algunas empresas?

R: Si es solamente eso, no. Las empresas en nuestro país están acostumbradas a contratar temporalmente a los trabajadores aunque sea fraudulento. Aumentar las sanciones solo hará que una pocas empresas hagan de “cabeza de turco”, pero probablemente no reducirá la temporalidad ni la rotación (que es el verdadero problema). La solución vendría por dos caminos en mi opinión. El primero la pedagogía, hay muchos estudios económicos que demuestran que un trabajador que se siente seguro en su puesto de trabajo es más productivo que un trabajador temporal (de usar y tirar), las empresas deben aprender esto. Por otra parte, hace falta mayor control, no solo mayores sanciones, sino un mayor control por parte de la Inspección de los sindicatos y de los propios trabajadores para asegurar que no se utilizan fraudulentamente los contratos temporales.

P: Ha escrito varios libros, sobre todo “El trabajo en la era de la economía colaborativa” ¿cómo será esto en el futuro?¿Estamos en el medio de una uberización?¿Van a cambiar las formas de trabajo?¿Hacia dónde vamos en material laboral en España?

R: La economía colaborativa o economía de plataformas es una nueva forma de organización del trabajo. Igual que el fordismo revolucionó las formas preexistentes de producir, la economía de plataformas es una nueva forma de organizar el trabajo que va a extenderse a prácticamente toda prestación individual de servicios.

P: ¿Qué cree que provoca un mal uso de las cláusulas en los contratos de trabajo?

R: El desconocimiento y la falta de seguridad jurídica. En nuestro país, las cláusulas apenas están reguladas lo que implica que para saber que se puede hacer y que no debamos recurrir a la jurisprudencia que no siempre es constante ni clara. Por eso es siempre difícil saber cómo redactar bien una cláusula para que no sea considerada nula por abusiva.

P: ¿Qué futuras reformas deberá asumir la legislación laboral para ser más eficiente y reducir las desigualdades y la conflictividad laboral?

R: Muchas, por decir una, si se quiere reducir la conflictividad es necesario volver a la ultraactividad sinedie del convenio colectivo, lo contrario implica un vacío de regulación de las condiciones de trabajo que perjudica tanto a la empresa como al trabajador. El tribunal supremo ha “solucionado” o querido solucionar este problema convirtiendo las condiciones del convenio en condiciones contractuales, pero esto provoca nuevos problemas.

P: ¿A su juicio, cuales son los errores de las empresas en su día a día dentro del entorno laboral?

R: El principal es no incentivar a los trabajadores suficiente. En países de nuestro entorno es muy habitual el salario vinculado con la productividad de la empresa o de los beneficios. Si la empresa gana más el trabajador gana más, lo cuál hace que el trabajador se sienta vinculado a la empresa y busque mejorar la eficiencia de la empresa en todo momento. Por su parte el trabajador se ve beneficiado de las ganancias de la empresa mejorado su salario.

P: ¿La crisis económica le parece la excusa fácil para justificar el incumplimiento de normas laborales o cree que hay algo más detrás que lo genera?

R: En tiempos de crisis la gente está más preocupada por trabajador que por sus condiciones laborales, precisamente es ahora durante la salida de la crisis que los trabajadores ya no están aceptando ser explotados y exigen que se cumplan sus derechos. Ha pasado durante todas las crisis económicas desde la del 29.

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir