Destacado 2

Bailemos el twist de la rueda de prensa: decálogo para salir airoso

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - lunes, 14 de mayo 2018 | 11:49 Hrs.

Leía el otro día por internet el caso de un político que dejó a los periodistas plantados. Es fácil encontrar personajes que les aterra los medios de comunicación. Se bloquean, y el resultado es nefasto. Conozco casos de cargos públicos y responsables de organizaciones empresariales y sociales que siempre han tenido un “desengaño” con los periodistas.

¿Te atreves a bailar un twist en la sala de prensa? Estamos hablando de un asunto sencillo. Fácil. En el plano personal, simplemente “tratárles como a ti te gustara que lo hicieran contigo”. Siempre hay que dar la cara, nunca se debe esconder nadie ante un hecho informativo.

En cuanto al método; aún más simple: transmite lo que le interesa a la gente que esté escuchando, con una explicación, comprensible para todo el mundo, hasta para tu abuela; y repítelo tantas veces como sea posible sin ser un disco rayado(Dicen los expertos que sólo recordamos un 40 por ciento de lo que habíamos escuchado, eso en el mejor de los casos).


Decálogo para salir airoso de una entrevista o rueda de prensa:

1.-Intenta ser amable y cuidado con el silencio. Es la regla de oro. Da siempre las gracias. Cuélgate la mejor cara y si el ambiente lo permite la mejor sonrisa. Llama a los periodistas por su nombre. Conoce donde trabajan. Ayúdalos. No te enfrentes ni les dejes en evidencia. El periodista Alex Grijelmo en su libro “La información del silencio. Cómo se miente contando hechos verdaderos” explica que hoy en día, “la principal manipulación informativa está en el silencio” y no en decir mentiras u ofrecer datos falsos. Y con el silencio hay que tener cuidado porque «tiende a llenarse de significado, es información».

2.-Sé honesto, transparente, proactivo y empático. Si no sabes una cosa, no importa contestar en ese momento, se lo puedes decir más tarde. Cuenta las cosas como son y no como te gustaría que fuesen. Nunca especules y dilo todo sin tapujos. No salgas al paso por salir y si aún no tienes el dato en cuestión, no contestar a la ligera. Es mejor precaución y decir algo así como “todavía estamos recogiendo datos, lo que sabemos hasta el momento es esto… y en el momento de que dispongamos de más información se la proporcionaremos.

3.-Vende beneficio. Sólo conseguiremos atraer la atención de la gente si somos capaces de tratar el asunto con datos que afecten a sus intereses personales.

4.-Exponemos el problema, tengo la solución y encima soy capaz de pasar del plan a al plan b. Esta es una técnica muy positiva y además da credibilidad y proactividad (tomamos la iniciativa). La rueda de prensa tiene que fijarse un objetivo de comunicación claro. Es importante decir lo que queremos decir de una forma breve, clara, concisa y correcta. Sintetiza. Procura interiorizar lo mensajes que se acuerden. Los datos deben ser comprobados y verificados. Y sobre todo, prepárela. ¿Qué se va a decir? ¿Qué me pueden preguntar? Nunca responda en negativa, siempre decir lo importante al principio y practique la habilidad de hacer puentes entre lo que plantea el periodista y lo que queremos decir.

5.-Pon comparaciones y da una visión humana de las historias que cuentes. Las imágenes visuales se recuerdan más que las palabras que se escuchan.

6.-En 20 segundos. Los flashes son los mejores titulares. Tu idea vendida en menos de 20 segundos. Casi como un twitter o para Instagram.

7.-Lleva tú el timón y utiliza los puentes que sean necesarios. Tú eres el responsable de tus palabras y sólo tú hablas. Lleva la entrevista o la rueda de prensa a dónde quieras. Si un periodista la entorpece le contestas lo que tengas en ese momento a disposición. Recuerda que no siempre tienes que satisfacer a todos, aunque hay que hacerlo de forma elegante y sútil.

8.-Nunca utilices un off the record. No, no, no. Sólo cuenta lo que tú quieres que se conozca y nada de favoritismos ni filtraciones. Todos los medios de comunicación deben de recibir el mismo trato. La rueda de prensa termina cuando se ha ido el último periodista

9.-Evita la jerga. Sé conciso y sencillo. No todo el mundo sabe de todo.

10.-Miedos a quedarse en blanco. No pasa nada, se recupera el argumentario, y si es necesario se comienza a leer de nuevo el material preparado. No hay mejor improvisación que la preparación. Todo estructurado en un folio.

Y para finalizar: hablar desde el corazón y siempre en consonancia con su lenguaje corporal. Sólo se sonríe si el tema es agradable o gracioso. Si estamos ante una crisis, cuidado con las carcajadas nerviosas; aunque siempre es positivo, poner una buena cara. La cara es el espejo del alma.

“Lo que puedas hacer, o soñar, comiénzalo. La audacia tiene genio, poder y magia en ello” (Goethe)

 


 

Impartido por Cheska Díaz. Licenciada en Ciencias de la Información de la Universidad Complutense y más de 25 años de experiencia en el campo de los medios de comunicación y dirección de comunicación (Dircom). Entrenadora de portavoces y especialista en gabinete de crisis.

 


 

Para más información sobre nuestros cursos clica sobre el logo:

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir