Actualidad legal

Lucha legal contra las ocupaciones, último capítulo de la temporada.

COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir
ibeconomia.com - martes, 10 de julio 2018 | 9:15 Hrs.

Quizá a ustedes ya no les sorprenda saber que si alguien ocupa su casa cuando ustedes no están y tiene la intención de vivir en ella, van ustedes a tener que iniciar un periplo judicial para recuperar la posesión de su finca. Tampoco les sorprenderá, pues se trata de un recuerdo que tomó forma de pesadilla, el rememorar que una de las consecuencias de la crisis, fue la necesidad de que muchas familias buscaran viviendas vacías para vivir, pues habían perdido las suyas a manos de las ejecuciones hipotecarias.

 

Lo que ustedes ya se habrán imaginado es que, no hay descanso para los malvados. Desde hace años se han detectado mafias que actúan en algunos municipios de Mallorca y que se dedican “profesionalmente” a la ocupación de viviendas para luego alquilarlas o incluso venderlas con contratos ilegales y extraños, buscando dificultar la acción de la justicia.

 

Marratxí es uno de los municipios que han copado titulares de prensa en los que se narraban actos de ocupación de viviendas. En esos artículos se explicaba que los propietarios debían seguir un procedimiento judicial largo y complicado para conseguir recuperar una vivienda que acababa hecha un desastre. En otro casos, no era Marratxí, sino otro municipios en los que existen viviendas de uso estival, donde estos criminales se establecian a la fuerza su nuevo domicilio.  No era tampoco un problema exclusivo de Mallorca o de las islas Baleares, era un problema extendido por todo el país.

 

Lo que si puede que les sorprenda saber, es que los procesos judiciales en que los propietarios pretendían recuperar sus propiedades podían tardar meses (en plural) en resolverse y para ser un poco más concreto, es como si habláramos de un “par” mallorquín. Tardar más de medio año, por lo menos, no era una cosa rara.

 

No teman, nuestros representantes políticos en el Congreso de los Diputados tomaron cartas en el asunto y decidieron actuar contra esas mafias. Aunque lo cierto es que la iniciativa para modificar la ley, partió de juristas y catedráticos de Derecho y que la cosa acabó con un fuerte enfrentamiento entre nuestros parlamentarios para arreglar algo que todos vemos que no funciona. Pero bien está lo que bien acaba.

 

Tal vez debamos detenernos un momento a explicar que no se trata de algo sencillo, en nuestro derecho histórico, que como saben proviene del tiempo de los romanos, ser propietarios de una cosa y tener documentos es un arma poderosa. Pero poseer una cosa, tenerla uno en su poder y que no la tenga otro, es también un recurso jurídico muy eficaz. El que posee lo hará como si tuviera derecho a hacerlo y será un juez el que tendrá que decidir si ese derecho exige o no, pero mientras tanto tendrá la cosa para sí hasta que se decida.

 

El problema era que, hasta ahora, incluso llevando a cabo el juicio más breve y sencillo que nuestra ley preveía, el Juicio Verbal, el colapso de nuestros tribunales hacía que esa recuperación tardara, cuanto menos, unos meses. Aunque la cosa podía ponerse peor si no había forma de notificar a los ocupantes o si éstos decidían, simplemente, ignorar al tribunal.

 

Como les adelantaba al principio, el pasado 2 de julio de 2018, entró en vigor una modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil que ha intentado abreviar lo que ya de por sí, era un procedimiento supuestamente rápido para recuperar los inmuebles que habían sido arrebatados a sus propietarios o legítimos ocupantes.

 

Gracias a esta última modificación, se podrá pedir a los tribunales que una vez notificada la demanda a los ocupantes ilegales, si estos en el plazo de cinco días no presentan un título válido para permanecer en la finca, la posesión se devuelva a quien ha presentado la demanda, con independencia de que siga el juicio para aclarar si las personas que ocupaban la casa tenían derecho o no a estar en ella.

 

Ya debo adelantarles dos cosas, eso es mejor que lo teníamos hasta ahora, pero tampoco es perfecto. Es decir, si alguien entra en su casa deberá acudir usted a un abogado y deberán preparar una demanda y pedir que esa demanda se notifique y entonces un funcionario del juzgado acompañado de la policía, deberá personarse en la vivienda y notificar a alguien y, entonces, empezarán a contar esos cinco días. Y luego el juicio seguirá, pero al menos estará usted en la casa.

 

Aun así, han quedado algunos flecos pendientes, como son:

 

  • La notificación a esos ocupantes, sigue siendo personal, es decir tiene que ir alguien y que le habrán la puerta. El uso del tablón de edictos del juzgado es un segundo recurso, no la primera opción. Eso significa tiempo, días, en los que usted no tiene acceso al inmueble.

 

  • Las sociedades mercantiles no podrán usar este sistema “más abreviado” y deberán seguir usando el antiguo sistema de desahucio por precario. No parece tener mucho sentido.

 

  • El lenguaje usado en algunos artículos modificados parece implicar que sólo puede usar este sistema quien poseyera la vivienda y fue desposeído por los ocupantes, no un nuevo comprador que deberá usar el sistema habitual para conseguir ese desahucio, sin beneficiarse de estos cinco días de plazo.

 

Así, que ciertamente hemos avanzado algo, pero la recuperación sigue pasando por un juzgado que, con su evidente carga de trabajo, puede tardar quizás un mes y medio o dos meses en reponer la posesión.

 

Como les decía en el titular, fin de la temporada, pero no de la serie.

 


 

Artículo ofrecido por Bartolomé Mayol (Abogado Real Estate y Real Estate Project Manager)

Biografía:

Incorporado en el Colegio Ilustre de Abogados de Baleares desde 1.999. He trabajado en muchos proyectos inmobiliarios como asesor legal del promotor, el contratista o los futuros propietarios. También he participado en las principales operaciones de planificación urbana de Palma de Mallorca como Project Manager y actúo ante los Tribunales Civil y Administrativo en interés de mis clientes. Además de mi trabajo como abogado y gerente de proyectos, he trabajado como Gerente Interino de algunas compañías y asociaciones inmobiliarias: Colegio Oficial de Aparejadores y Arquitectos Técnicos, la Asociación de Constructores y Contratistas de las Islas Baleares y como Gerente de PROINBA (Asociación de Promotores Inmobiliarios de las Islas Baleares)

Asesor de seguros de construcción (Asesor de Responsabilidad Civil de Construcción)

Durante 18 meses ocupé el cargo de Director Ejecutivo interino de MUSAAT (Mutua de Seguros de la Arquitectura Tècnica), empresa mutual dedicada al seguro de responsabilidad civil de Arquitectos, Promotores y Arquitectos técnicos. Durante mi estancia, actualizamos y mejoramos enormemente los productos de seguros relacionados con la construcción.

De vuelta a mi bufete de abogados

Mi trabajo en Madrid como CEO de MUSAAT finalizó en abril de 2018. Actualmente desde la firma M2Lex, junto con mis cuatro socios, nos hemos especializado en operaciones inmobiliarias, prácticas impositivas relacionadas con no residentes, gestión de proyectos en nombre de nuestros clientes, esquemas buy to let / adquisición de propiedades.

 

bartolomemayol.com

 


COMPARTE:
ico-facebook ico-twitter ico-google plus ico-linkedin ico-linkedin
ico-facebook ico-imprimir